Reflexiones
whatsapp
twitter
facebook

Todo gran objetivo que se cumple tiene un largo camino recorrido.

La proeza antes de la proeza

La proeza antes de la proeza
Virginia Galvez. Cruce Columbia 2013

Todo gran objetivo que se cumple tiene un largo camino recorrido. La perseverancia, la pasión y la voluntad son primordiales para alcanzar grandes metas.

Realizar una proeza implica haber hecho todo lo posible para alcanzar una meta. Incluso más de lo que nos imaginamos capaces.

Significa plantearse un objetivo, planificar cómo alcanzarlo y esforzarse día a día para cumplir los pasos previstos, sin detenerse ante los obstáculos que aparecen o abandonar cuando el panorama es adverso. Entender que la disciplina, la constancia y la determinación son claves para superarse, que cada nuevo centímetro recorrido, conocimiento obtenido o segundo ganado es un triunfo de nuestro temple aguerrido. Que la inteligencia es aliada para aprender de cada paso dado, no repetir los errores y vivir con alegría el momento.

No se trata de grandes triunfos, se trata de la proeza que muchos realizan a diario para alcanzar una meta: superarse a sí mismos. La proeza antes de la proeza.

Encontrar personas que no bajan los brazos ante los desafíos y disfrutan de cada paso recorrido es siempre gratificante y despiertan interés acerca de los secretos que encierran sus individualidades, qué las motiva a dedicar tiempo y energía a alcanzar duras metas además de atender su familia, su trabajo, sus amigos. Personas como Virginia Galvez, corredora de élite, que se prepara para cruzar una vez más los Andes.

Profesora Nacional de Educación Física y entrenadora de equipos seleccionados, planifica estar en el Cruce Columbia 2013, una carrera de 100 km en tres días que une la Argentina y Chile que organiza el club de corredores (clubdecorredores.com). Para semejante hazaña es preciso estar capacitado, entrenar mucho y cuidarse. Pero además de prepararse para esa travesía que hará el próximo febrero, ella tiene muchas otras

¿Qué lleva a una persona a no detener su marcha, a seguir contra viento y marea?
ldquo;Los deportistas de élite son muy especiales, buscan desafíos permanentemente, focalizan mucha energía en lo suyo y lo hacen con pasión. Son personas perseverantes, con años de preparación. Ya sea por diversión, por encontrarse con ellos mismos, por superarse o por todo eso junto, ellos eligen hacerlo”, explica el licenciado Pablo Nigro, psicólogo especializado en deporte que trabaja con corredores desde hace once años.

 cosas en qué ocuparse. Casada, madre de dos hijos y al frente de dos grupos de entrenamiento, a base de voluntad, empeño y tenacidad es capaz de cumplir y gozar de todos estos roles. Esta es la cuarta vez que Galvez se suma al Cruce. “La primera carrera la hice por hobby con mi marido, las dos siguientes con mi compañera Sofía Cantilo y salimos segundas en la categoría damas”.

Fortaleza mental
Para los deportistas de alto rendimiento, el licenciado Pablo Nigro, psicólogo especializado en deporte y secretario de la Asociación de Psicología del Deporte Argentina (APDA), propone unos consejos básicos que bien podrían ser aplicados por cualquier persona que se fije un objetivo.
  • Hacer ejercicios de relajación mediante la respiración, la palabra y sonidos suaves.
  • Visualizar la carrera, la ropa que se va a usar, los olores que se van a percibir, los paisajes.
  • Tener pensamientos positivos, base de la fortaleza mental y la autoconfianza.
  • Prevenir cada instancia para poder mantener el ritmo.
  • Concentración: sacarse la mochila plagada de pensamientos invasores.
  • Motivación: ya sea que se haga para encontrarse con uno mismo, para superarse o por diversión, se elige hacerlo.
  • Disfrutar todas las instancias.

 

Un cuerpo bien preparado
Una carrera larga, con cambios climáticos, suelos de variadas ondulaciones y superficies, requiere mucha exigencia física. El doctor Ricardo Bermúdez brinda algunas pautas básicas para llegar a buen puerto.
  • Control médico: estudios de fuerzas, ecocardiogramas al día.
  • Adaptarse al clima: entrenar con frío, calor, lluvia.
  • Vestimenta y prevención adecuada: sobre todo el calzado, cambiarlo cuando sea necesario y proteger la piel ante largas exposiciones al sol.
  • Nutrición: incrementar el consumo de hidratos de carbono y proteína. Evitar alimentos con alto contenido en grasa y frituras. Reducir el consumo de fibras
  • Hidratación: importantísima antes, durante y después del entrenamiento o la carrera. Tomar sobre todo agua, en lo posible tres litros por día. Las bebidas isotónicas o deportivas son esenciales para recuperar sales perdidas.
  • Descansar: dormir ocho horas, tomar baños de inmersión, masajes, juntarse con amigos.

Persevera y triunfarás

Virginia empezó a hacer atletismo casi de casualidad. “Estaba en séptimo grado y una profesora nos dijo si queríamos ir a correr a la plaza y fui. Cuando terminé la primaria me anoté en Atletas Unidos de Grand Bourg. Al año vinieron del CeNARD en busca de chicos para federar y me empecé a disciplinar”, recuerda. Hasta ese entonces, la gimnasia en su vida pasaba por un costado, nadie de su familia tenía esa inclinación. Pero ella siguió, se convirtió en profesora Nacional de Educación Física y corredora de élite. Lo único que la detuvo un tiempo fue la futura maternidad. “Cuando quedé embarazada de Valentina, mi hija mayor, dejé todo, no hice nada por un año; con Lautaro en cambio comencé a correr enseguida”, cuenta. Claro que la fuerza y la resistencia no fueron las mismas, pero lejos de frustrarse, recomenzó su entrenamiento para llegar al mismo nivel de antes y luego superarlo. Nada hizo que abandonara. Cuando sus hijos eran chiquitos los dejaba al cuidado de su mamá o se turnaba con su marido para entrenar; si trabajaba jornada completa en un gimnasio por la tarde los llevaba a andar en bicicleta o a la plaza mientras ella corría por los alrededores. Hoy sus hijos tienen once y ocho años y muchas veces la acompañan a las competencias, “a Valen le encanta correr”, comenta orgullosa.

Esta elección de gran esfuerzo físico requiere constancia, disciplina y cuidados en muchas áreas. “Además de un buen entrenamiento, es necesario tener un estricto control médico, adaptar la vestimenta a los climas, una nutrición adecuada y buen descanso”, dice el Dr. Ricardo Bermúdez, médico deportólogo y traumatólogo del club Vélez Sarsfield y del Círculo de Oficiales del Mar.

El calzado es fundamental; no es lo mismo enfrentarse al asfalto que al ripio, a un suelo embarrado que a uno empinado. “No solo por las lesiones, una ampolla te puede obligar a abandonar”, ejemplifica el doctor. La alimentación también es central. “Entreno seis días a la semana, corro entre 120 y 150 km semanales, y gasto entre dos mil y tres mil calorías por día”, especifica Virginia. “Por la energía que pierde, un deportista de esta talla tiene que consumir mucho hidrato y mucha proteína. Pollo, pastas, pescado, poca carne roja y verduras, nada de cereales porque pueden acarrear inflamación y meteorismo. Es importantísimo que se mantenga hidratado antes, durante y después de la carrera y el entrenamiento porque si no pierde glucosa y vienen los calambres”, completa el Dr. Bermúdez.

También hay que tener en cuenta que junto con el entrenamiento físico y las rutinas saludables resulta fundamental cuidar la piel porque esta disciplina demanda mucho tiempo al aire libre y largos períodos de exposición al sol. Virginia apunta al respecto: “Desde que uso protector solar y cremas hidratantes me doy cuenta de que tengo la piel más elástica, más suave, la veo y la siento más sana”.

Como la exigencia es enorme, relajarse es sustancial. “Además de dormir ocho horas por día, todo lo que lleva a descansar es bienvenido: baños de inmersión, masajes, encontrarse con amigos, todo lo que despeje la cabeza”, afirma el médico.

Mente sana en cuerpo sano

Tener el cerebro libre de obstáculos es clave. Por más excelente estado físico que se tenga, si el intelecto no acompaña los resultados no serán óptimos. El estrés quita vigor. Así le sucedió a Galvez: “Yo entrenaba sola, pero cuando mi mamá enfermó hace poco más de un año, me angustié mucho y no podía hacer nada; desde entonces me preparo con un entrenador”. Dice el licenciado Nigro que “la cabeza es todo. Si no está bien focalizada en el camino a recorrer aparecen los pensamientos invasores que pueden paralizar a cualquiera”. Hay que prevenir estas cavilaciones, verlas, aceptarlas y seguir adelante. Y no solo eso, la continuidad de la marcha requiere además pensamientos positivos. “Creer que se va a lograr, que se van a superar los inconvenientes es fundamental. Cuando el cansancio aparece no hay que pensar en todo lo que falta sino en todo lo que ya se hizo”. Galvez lo ejemplifica de manera concreta: “Uno programa en su cabeza la distancia que va a hacer, como si se pusiera el chip de los 25 o 42 km. Y si se está subiendo una ladera alienta pensar en la bajada”. ¿Acaso no sucede lo mismo en otras circunstancias de la vida? En promedio, a los alumnos les pesan los estudios cuando van por la mitad de la carrera universitaria, algunos pensarán en todo lo que les falta, otros en todo lo que ya hicieron y posiblemente de esto dependerá llegar a buen término en el tiempo previsto.

Voluntad, determinación, entereza, confianza. Toda proeza tiene adelante un largo recorrido de tenacidad y disciplina. Virginia lo sabe: “Nada es imposible, todos pueden correr. Hay que empezar de a tramos, al principio cuesta y no se disfruta demasiado, pero con continuidad y conducta cualquiera lo puede hacer. Y todos los que se lo proponen siempre quieren más”.

EN CARRERA

Profesora Nacional de Educación Física y entrenadora de equipos seleccionados, Virginia es corredora argentina de élite especializada en carreras de aventura y la primera mujer en bajar las cuatro horas en la Maratón k42 de la Montaña en Villa La Angostura en 2008, récord que aún posee.

Este año obtuvo el primer puesto en las carreras Adventure Race Tandil K27 (General Equipo Damas), San Martín de los Andes K42 (General Damas) y San Juan K21 (General Damas). En 2009 y 2010 salió en segundo lugar en la categoría General Damas en Bombinhas K42 al igual que en el Cruce de los Andes Chile-Argentina en los años 2010 y 2012. En su día a día, Galvez logra combinar una nutrida agenda de competencias con su entrenamiento diario y su papel de mujer y madre de dos hijos. Persistencia, superación, voluntad y plenitud para disfrutar todos y cada uno de sus roles son las características de su vida y su actividad que impulsaron a Dermaglós a apoyar a esta notable deportista.


Virginia Poblet. La proeza antes de la proeza. Revista Conexión Andrómaco N°21, 8 - 11. (2012)

Los artículos aquí publicados están destinados exclusivamente a profesionales de la salud y tienen solo un fin informativo. Los textos referidos a nuestros productos de venta bajo prescripción médica se corresponden a los lineamientos aprobados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Laboratorios Andrómaco recomienda acudir a un profesional de la salud calificado ante cualquier inquietud médica. Servicio de Atención al Profesional: 0-800-333-0033 - info@andromaco.com.ar