Comunidad | Andrómaco y el deporte

La piel sana es nuestro compromiso social

RAID DE LOS ANDES
en primera persona



Raid San Martín de los Andes

Primer Etapa:
Purmamarca

Primera vez en Jujuy,  era una carrera de aventura pero jamás había corrido en tanta altura, así que sumado a los nervios pre-competencia estaba la incertidumbre de cómo iba a reaccionar mi cuerpo ante tal esfuerzo físico y a tanta altura. Tenía todo listo, mucho Dermaglós Facial Factor 65 para la cara ya que el sol es muy fuerte, protector solar para el resto del cuerpo y listo....3,2,1 largamos la carrera y rápidamente dos salteñas se fueron en punta. Sin perderlas de vista traté de no separarme. Los primeros 4 Km fueron los peores, no podía acomodar el aire ni las piernas porque subíamos de a poquito y en terreno arenoso se hacía difícil avanzar.  Iba tercera a más de 400 m de distancia de las primeras. Poquito a poco me fui adaptando y en una trepada alcance a la segunda corredora. Seguí sintiéndome mejor, en un casi llano empecé a correr y a correr sintiéndome genial y al pasar a unos hombres por el costado, salude a unos amigos que reconocí en dicho pelotón y en un segundo estaba en el suelo... me doble el pie y caí de rodilla sobre el ripio. Sentí un dolor tremendo en el tobillo que no podía apoyar y con las rodillas y palmas lastimadas seguí gracias a estos chicos que me levantaron y me alentaron para seguir adelante. Pasé 200 m duros tratando de acomodar la pisada, pude acomodarme y tomar ritmo de nuevo y en un llano pase a quien  estaba en la primera posición.  Seguí a mi ritmo y creí habérme despegado pero en la parte más dura, donde comenzaban 9 Km de ascenso hasta llegar a los 2800 m de altura, miro hacia atrás y venía Nora, seguí como pude y 2 Km después a 40 m venían ambas, noooo dije dentro mío, así que ahí empecé a correr y caminar como podía.  Cuando yo corría, ellas corrían, la trepada era muy dura así que no me podía despegar.  Faltaban 300 m de desnivel cuando me volvió el aire y empecé a correr un poco más fuerte y así fui despegándome hasta los 2800 m de altura donde las vi a 150 m de distancia.  En ese momento,  llegó lo mejor de la carrera, 500 m de desnivel en descenso en solo 4 Km, era mi oportunidad y la aproveche, baje como me gusta bajar...a toda velocidad y llegue primera con una diferencia de 4 minutos sobre la segunda corredora y 5 minutos sobre la tercera.  Momentos después de mi llegada, el tobillo me dolía cada vez más, fui a la ambulancia y tenía un esguince, no tan grave, pero esguince al fin, antinflamatorio y estribo para largar el segundo día.

Segunda Etapa:
Las Salinas, 11,5 Km a 3550 m de altura.

Estando a 4 min la segunda corredora y a 5 min la tercera no podía relajarme.  Largamos.  Mi idea era salir a un ritmo cómodo pero debido a que la corredora del tercer puesto salió a un ritmo fuerte, no me quedo otra que seguirla y no dejar que se fuera.  Seguimos juntas hasta el km 5 cuando empecé a sentirme mejor, así que decidí ponerme a su lado a mi ritmo sin hacer ningún cambio brusco, pues a estas alturas cualquier error te deja sin aire y te obliga a parar.  Paso a paso me fui alejando y terminé esa etapa nuevamente en primer puesto a unos 2 min de ventaja sobre mis contrincantes!!
Feliz de haberlo logrado una vez más, me quedaba solo una etapa de 27 Km  que sería en chile a 2700 de altura.
Gracias a Dermaglós y a mi familia por el apoyo incondicional, Diego, Lauty y Valen los amo!

Tercer Etapa:  San Pedro de Atacama

El tercer día mi posición era primera a 8 min de ventaja sobre la segunda corredora y 9 minutos sobre la tercera.  Pensé en correr cómoda, sin preocuparme, cuidando mi tobillo esguinzado que, gracias al estribo hecho por el Dr. Roque pude correr casi sin dolor. Largó la carrera, íbamos con Nora los primeros 4 Km, pero al llegar a la arena, ella empezó a adelantar  metros y metros. Me preocupó que se alejara cada vez más, la arena y mi tobillo me hacían más difícil avanzar.  Intenté sostener una distancia donde pudiera verla a pesar de las subidas y bajadas.  Una vez que salí de la arena empecé a recuperarme y a correr más rápido para alcanzarla, hasta que en el km 11… ¡ lo logre!, Recorrimos juntas el valle de la luna, a 2700 m de altura tratando de no parar y hacer un trote constante a pesar de las subidas.  Me sentía más tranquila pero todavía faltaban más de 14 Km, no estaba nada dicho y más aún en este tipo de carreras Llevaba 17 Km, cuando empezó la última bajada, y otra vez logré despegarme, sacando nuevamente 5 minutos más de ventaja. Llegué a la meta, de 27 Km en 2 hs 39 min, feliz de haberlo logrado.  Una vez más, gracias a mis hijos, mi marido Diego y a Dermaglós por apoyar al deporte.

El CRUCE COLUMBIA 2013
Premio al Esfuerzo



Cruce Columbia 2013

Virginia Galvez y Sofía Cantilo lograron una gran hazaña: conquistaron el tercer puesto en un tiempo total de 12h 37m La performance fue doblemente meritoria, ya que además de alcanzar el podio, ganaron la admiración de competidores y organizadores: son ni más ni menos que dos chicas venidas desde el llano para una competencia que congregó a más de 2500 atletas de 30 países, muchos de ellos expertos corredores de montaña.

Al cabo de tres días de fatigar sin descanso un circuito
de agrestes caminos volcánicos y de enfrentar el cambiante clima de la Patagonia, arribaron
a la meta con el sabor del sueño cumplido. Juntas debieron atravesar los arduos senderos cordilleranos, cubiertos alternativamente de ripio, pastizales, barro o nieve, trepando empinadas laderas, con muchísima concentración para evitar distracciones y accidentes, rodeadas como estaban de un paisaje
majestuoso.
El Cruce Columbia es la mayor carrera de montaña de Sudamérica, y su duodécima edición recorrió los imponentes volcanes Villarrica, Quetrupillán y Lanín, uniendo la Argentina y Chile a través del paso Mamuil Malal. Fueron tres etapas. Y 100 kilómetros.

Después de un año de durísimo entrenamiento, Virginia y Sofía llegaron a la neuquina Junín de los Andes, el 5 de febrero, para la acreditación. De allí debieron trasladarse a Pucón, Chile, donde asistieron con el resto de los corredores a una charla técnica, previa a la tan ansiada señal
de largada.

El 7, Virginia Galvez hizo lo que hace siempre. Corrió. En Grand Bourg, en Palermo o, como ese día, desde la base del volcán Villarrica, a 1400 metros sobre el nivel del mar.  El sol  la acompañó durante toda la jornada. El sol y un inesperado calor que alcanzó los 33 grados de temperatura. En plena carrera Sofía tuvo un imprevisto: se lesionó.  Pero luego de ser atendida, ambas siguieron con el ímpetu de siempre dispuesta a la revancha.  Al cabo de 31,5 kilómetros, y habiendo superado un ascenso acumulado de 840 metros, ella y Sofía arribaron al primer
campamento de montaña, a orillas del lago Pellaifas, en un promisorio tercer puesto.
Todavía faltaba mucho. En la segunda jornada de carrera, la etapa más larga del circuito, debieron transitar una zona completamente inaccesible para el turismo tradicional. Sin perder el ritmo, Virginia y Sofía recorrieron otros 42,4 kilómetros, ascendiendo hasta una altura de 1687 metros
por los faldeos del volcán Quetrupillán, cuyo colosal cráter dormido alberga un milenario glaciar.  Con un tiempo de 5:49 Galvez y Cantilo volvieron a arribar terceras

Extenuadas, pero rodeadas por el clima de camaradería que aportaban los miles de corredores llegados desde todos los confines del mundo, pasaron la noche antes de la última etapa en el campamento de Puesco, un pequeño pueblo cordillerano. Y a primera hora del día 9, se pusieron otra
vez en marcha para cruzar el paso Mamuil Malal hacia la base del volcán Lanín, a 1200 metros sobre el nivel del mar, bordeando lagos cristalinos y torrentosos arroyos de montaña. Fueron las primeras mujeres en cruzar la meta a las 3h 15m y festejar en un emotivo abrazo.
En la llegada las esperaron sus familiares y amigos. El objetivo de haberse superado a sí mismas a lo largo de una competencia llena de adrenalina y emoción, que no solo les exigió físicamente, sino también a nivel humano y espiritual, estaba cumplido.

CAMINATA SOLIDARIA POR EL GARRAHAM
Campaña Por un Sol Amigo



Caminata Mimo por el GarrahamCon la llegada del calor, un mayor número de personas intensifica sus actividades al aire libre. Por esta razón, Laboratorios Andrómaco ya comenzó con la campaña “Por un sol amigo”. Con sus productos Dermaglós y mediante juegos divertidos, la propuesta apunta a concientizar sobre la importancia de protegerse del sol. Una vez más Laboratorios Andrómaco participó junto con Mimo en la caminata solidaria realizada en el lago chico de Palermo con el fin de recaudar fondos destinados a comprar equipamiento para el Hospital Garrahan.

BÚSQUEDA DE PRODUCTOS

Conexión Andrómaco

Renovamos el compromiso de profundizar en cada edición el vínculo con la comunidad médica de nuestro país.

Nuestros Sitios